Ya llama más la atención la impunidad que la corrupción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.