¡Tati Piñeiro, PRESENTE!

2 Responses

  1. jorge Pujato dice:

    Lo de Marilyn Barbaro, no hay dudas. Lo mas inmundo que puede suceder en una sociedad supuestamente organizada, en democracia. Y la mayoria prefiere mirar para otro lado…. Del crimen en Campo Viera tampoco hay dudas. Otro caso donde no se castiga a los culpables. Respecto a Tati Piñeiro ¿que certezas hay de la intervención de los Gruber?

    • Gabriela dice:

      CASO TATY PIÑEYRO: APORTES A CUATRO AÑOS DE UN FEMICIDIO IMPUNE
      Ocurrido el 12 de julio de 2012, en el municipio de Puerto Esperanza, el femicidio de la adolescente Taty Piñeyro permanece impune. Esta impunidad está estrechamente ligada a complicidades judiciales, políticas, policiales y periodísticas. Al caso del femicidio de Taty, prosiguió el asesinato-también impune- de Hernán Céspedes, compañero de escuela y perejil elegido para mostrar a la sociedad como el culpable del asesinato de Taty: lo torturaron y mataron en una comisaría de Puerto Iguazú.Comparto aquí algunos aspectos y testimonios poco divulgados, pero que resultan importantes para la comprensión del caso.
      ¿Qué pasó con el cuerpo de Taty luego del asesinato?
      Antonia Otazú, enfermera del hospital de área de Puerto Esperanza y delegada de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), declaró en entrevista radial lo siguiente:
      “El cuerpo de Taty fue llevado al hospital sin siquiera que el doctor de guardia sepa, a él le comentaron a las diez de la mañana y no sabía él que el cuerpo estaba ahí”.
      Una de las primeras personas en llegar al lugar, cruzar los vallados e intervenir activamente en las primeras acciones de peritaje, fue el intendente Gilberto Gruber, y posteriormente el diputado provincial Pato Gruber. Esto ha sido debidamente comprobado por testimonios, fotografías e incluso el propio diputado Pato Gruber, en una entrevista radial manifiesta abiertamente: “Fuimos los primeros en estar al frente con los peritos y el juez. Yo mismo incluso colaboré buscando el capuera algo que pudo haber quedado, porque siempre algo queda”. Es importante recordar aquí, que un familiar directo de los Gruber es el que las familias y testigos sindican como el culpable del femicidio.
      Daniel Ortigoza, periodista de Puerto Esperanza amenzado de muerte varias veces por investigar el caso, recibió en su casa una secuencia fotográfica crucial, que la Justicia eligió desestimar. Dicha secuencia fotográfica exhibe el cuerpo de Taty semidesnudo, ya ensangrentado, pero en TRES LUGARES DISTINTOS, lo que abre la sospecha poderosa de que el crimen no se cometió en el trillo donde finalmente apareció el cuerpo, sino en otro lugar, que presuntamente sería el campo de aviación de la localidad de Puerto Esperanza, situada a dos kilómetros del trillo del barrio El Progreso, punto que la pobre investigación judicial sindican como el supuesto “lugar del crimen”.
      Lo explica el periodista Ortigoza: “Estas fotos son contundentes, claras, están tomadas aparentemente con una cámara Kodak profesional según nos han podido explicar colegas de Buenos Aires, y en una de ellas aparece el cuerpo sobre un suelo que es similar al del campo de aviación. Este lugar está a dos kilómetros del trillo donde dejan finalmente el cadáver, y para llegar hay que atravesar todo el centro de Puerto Esperanza. Esto significa que necesariamente tuvo que existir al menos un vehículo para llevar a cabo este traslado, es totalmente improbable, que alguien en moto haya podido hacer ese trayecto con un cadáver sin ser visto por nadie, totalmente ilógico”.
      Carlos Duarte, maestro del curso donde asistían Taty Piñeiro y Hernán, relató que : “Previo a la detención de Hernán , se llevaron a varios jóvenes, de condición humilde, de nuestra escuela, que luego manifestaron que hubieron apremios ilegales, a muchos chicos se les hizo pasar la noche en la comisaría sin ningún cargo, según manifiestan hubo golpizas, exhibición de armas, intimidación, siempre con la amenaza que no hablen de lo que se les hacía, hubo amenazas de muerte y les decían que buscaban un culpable. Hasta los llevaron a la zona del río. En ese momento el comisario era García. Una persona que siempre estuvo muy allegada a los Gruber y que luego misteriosamente fue trasladado.”
      Por su parte, la directora de la escuela a la cual asistían Taty y Hernán, confirmó a este cronista que luego de aquellos interrogatorios, un total de diez alumnos que fueron llevados por la policía, aterrorizados, nunca más volvieron a la escuela. Algunos, hasta se fueron de la ciudad.
      Nora Céspedes, la madre de Hernán, relató lo mismo que aportó al expediente judicial:
      “La última vez que vi a mi hijo con vida, después de estar horas esperando, abrieron el candado y me dejaron verle tres minutos. Me pidió que no lo abrace, porque había estado encadenado a una barra por la espalda, y le dolía todos los brazos, la espalda, lo abracé por las piernas. Tenía golpes por todos lados, me habló al oído y bien clarito me dijo mami, me están matando, la policía demasiado quiere que yo diga el que fui el que mató a Taty, me están cagando a palos, me ponen bolsas en la cara para asfixiarme, y me están amenazando mamita, creo que no voy a volverte a ver mamá” dijo y me abrazó. Cuando pudimos ver el cuerpo, tenía rotos los huesos, marcas de quemadura de cigarrillo, las manos lastimadas, por todos lados marcas de que fue terriblemente torturado, hay testigos de todos esto que el juez no quiso escuchar, a mi hijo lo golpearon hasta matarlo, justo unas horas antes que declare, es una terrible mentira lo del suicidio, eso no va a quedar así”.
      Asevera Rosa González, madre de Taty Piñeiro: “La mamá de un chico detenido en Esperanza, que pudo ver a Fabián Gruber en la comisaría, me contó muy bien que él estaba todo rasguñado y eso no consta en ningún lado. Después pudimos saber que estuvo siendo curado en el hospital, sé muy bien quien es la persona que lo curó, y eso tampoco se investigó, todo se está tapando para salvar a quien creemos fue el gran responsable”.
      Fabián Gruber, a quien familiares y gran parte de la comunidad local sindican como culpable, realizó ostentación de un arma de fuego contra el docente Carlos Duarte, y anteriormente contra el comunicador radial Daniel Ortigoza.
      No hay impunidad sin cómplices. A cuatro años, JUSTICIA POR TATY PIÑEYRO Y HERNAN CÉSPEDES.
      Sergio Alvez
      Periodista
      DNI 27.785.881

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.