Fotos del Día Política y Economía

El 73% de la clase media argentina tiene alguna deuda

El endeudamiento es uno de los principales problemas que actualmente está atravesando la clase media argentina. De acuerdo a una encuesta publicada por la consultora D’Alessio Irol, el 73% de las familias de sectores medios tiene deudas. Es importante tener en cuenta que un año atrás, ese porcentaje era de 62%. Esto significa que ese valor se incrementó en un 11%.

La encuesta revela, además, que el 82% del sector medio-alto es el más endeudado. El principal motivo de esta situación podría ser el acceso a financiamiento. Entre los principales problemas para las familias, aparece el pago de las prepagas.

De acuerdo a los datos de la encuesta, durante el año 2020 el número de afiliados cayó 8%. Según los datos de la Cámara de Empresas de Medicina Privada, en 2020 se registró una baja del 8% en la cantidad de afiliados. El otro fenómeno fue el cambio a planes de menor cobertura.

Tarjetas de créditos

Dado que el Banco Central flexibilizó las condiciones, muchas personas comenzaron a financiar sus tarjetas. Por eso se transformó en una de las principales vías de endeudamiento.

De este modo, el saldo de las tarjetas de crédito se ha transformado en la principal vía de endeudamiento de las familias argentinas. En ese sentido, cabe aclarar que un 35% de todo lo adeudado corresponde a refinanciaciones de deudas anteriores.

Colegios privados

En este rubro, la mora es del 20%, es decir, muy inferior a la de 2020. El año pasado, la morosidad en las escuelas privadas llegó a alcanzar a tres de cada cuatro alumnos. Con el inicio del ciclo 2021, el atraso en los pagos se redujo al 20%.

El impacto de la pandemia

Los datos publicados por el Gobierno sobre los ingresos mínimos y máximos de cada sector económico se desprenden del análisis que hace sobre las canastas básicas alimentaria y total.

La suba en el costo de vida de los diferentes hogares osciló entre el 4% y el 6% mensual en febrero. El incremento más importante se vio en la canasta básica alimentaria, que llegó a $30.521,24 para una familia tipo y marca la línea de indigencia.

Ese valor significó un alza de 6% en el mes y 49,8% en comparación con igual período de 2020. Se trata de una muestra de la aceleración de la inflación en el rubro alimentos, que según las consultoras habría llegado a 10% el mes pasado.

Tras la difusión de las canastas básicas porteñas, el INDEC publicará este jueves el índice de precios al consumidor (IPC) a nivel nacional para febrero. Los privados creen que el dato marcará entre 3,5% y 4%. En enero, la inflación ascendió a 4% -sin cambios respecto a diciembre- pero el rubro alimentos avanzó 4,8% en promedio.

No obstante, hubo 19 productos cuyos precios aumentaron por encima de ese valor. El caso más extremo fue el del limón, que subió 39,4% durante el primer mes del año.

Según el nivel de ingresos

Según los números oficiales, una familia tipo porteña necesita ganar entre $86.714,13 y $277.485,19 por mes para ser considerada como clase media.

Mientras tanto, los que perciben sueldos por encima de ese rango pertenecen a los sectores acomodados de la Ciudad de Buenos Aires.

Por su parte, aquellas familias cuyo ingreso va de $69.371,30 a $86.714,13 son consideradas como “sectores medios frágiles”, ya que tienen chances de degradar rápidamente su situación económica debido a que su ingreso total mensual supera el valor de la canasta básica total pero no alcanza 1,25 veces a la canasta total.

Bajando en la escala de ingresos, las familias que perciben entre $56.723,43 y $69.371,29 por mes son consideradas como “sectores no pobres vulnerables” porque su salario mensual cubre los costos de la canasta básica alimentaria pero no alcanza para completar la canasta total.

Pobreza

De acuerdo a un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la pobreza en la Argentina trepó en 2020 a 38,8% y el desempleo a 20,9% como consecuencia del impacto que tuvo la pandemia.

Inflación

La inflación fue de 3,6% en febrero, informó el INDEC. De esta manera, el ritmo de suba de precios marcó una desaceleración respecto al 4% que había mostrado tanto en diciembre como en enero.

Con tarjeta

El consumo con tarjetas de crédito se desaceleró en enero debido a los límites de crédito impuestos por las entidades bancarias emisoras y la entrada en vigencia del impuesto a los sellos dispuesto en la CABA.