Fotos del Día Política y Economía

La provincia fijará por primera vez el precio de la materia prima forestal

El viernes se terminó de conformar el Directorio del Instituto de la Madera de Misiones, que fue creado por ley el año pasado, con lo cual está legalmente constituido y en condiciones de fijar, por primera vez en la historia, el precio de la materia prima forestal.

El objetivo, según explicó el presidente del Instituto, Hugo Escalada, es tener un valor mínimo de referencia que tenga en cuenta los diferentes parámetros de la producción y de la industria y sirva para equilibrar la rentabilidad de todos, pero principalmente de los pequeños productores, que en los últimos años han abandonado las plantaciones por el escaso margen de ganancia.

También se conformó un Consejo Técnico Asesor integrado por representantes del Colegio de Ingenieros, de la Facultad de Ciencias Forestales, del Ministerio de Industria y del Ministerio de Comercio, que elaborará y emitirá un informe técnico cada vez que el directorio deba tomar una decisión.

El primer precio

El viernes en reunión del Directorio se intentará fijar el precio de la materia prima forestal. El resto de los productos de la tierra colorada, como yerba, té y tabaco, tiene precio oficial pero la forestación nunca tuvo. “Fijar el precio mínimo es una necesidad para tener previsibilidad”, dijo Escalada a FM 89.3 Santa María de las Misiones.

“Se ha demostrado que cuando tenés un mercado desequilibrado, con grandes actores que fijan precio porque tienen un poder económico muy fuerte frente al productor, ponen el precio y si sirve bien y sino también. En esos mercados la necesidad de fijar precio es mayor”, sostuvo.

Primero se fijará el precio de chip y raleo y luego la idea es avanzar “todas las cadenas de la madera” pero teniendo en cuenta la realidad de cada sector porque “la ruta 12 tiene la actividad más desarrollada que la 14, donde hubo un crecimiento más tardío y anárquico”.

Reconoció Escalada que “en los últimos años ha caído mucho la producción. La falta de rentabilidad ha hecho que el productor primario pase a la ganadería, al maíz o -en los últimos años- a la yerba. En algún momento ese bache, esa falta de plantaciones, se va a sentir”.

Indicó además que “el negocio forestal no tiene anualidad como la yerba o el té. En la forestación tenés que plantar y esperar siete años para el primer aprovechamiento con raleo o poda. Después otros siete años más para que la madera esté en condiciones de ser aserrada. Con lo cual el tiempo de espera tiene que tener un aliciente para que el productor ponga su tierra al servicio, sino cuando empiece a hacer números va a decir que con la yerba hubiese ganado más”.

“Hoy ocurre que pasaron siete años, llega el primer raleo y no se salvan ni los costos de producción porque el precio está muy deprimido”, sostuvo.

Al mismo tiempo – explicó Escalada – “en la otra punta de la cadena tenemos hoy un boom de ventas, hasta el aserradero más chico te dice que hasta dentro de dos o tres meses ya tiene todo tomado los pedidos. Entonces si a un sector le va muy bien y al otro que produce no, tenemos que reequilibrar la ecuación con un precio de equilibrio que tenga en cuenta todo el camino: si el productor compró la tierra, si pone mano de obra, el costo de los plantines, fertilizante, la mano de obra, todo el camino y sus costos, y finalmente hay que darle rentabilidad porque nadie trabaja para cubrir los costos. Hoy eso no está pasando, hoy el productor primario sólo salva los costos”, dijo.

“Como será que ese primer producto, el raleo de los siete años, que hoy le llaman basura, los productores dicen ‘te compro la basura de tu pinar’, porque realmente se asimila con el valor de precio”, agregó.

Indicó que “en estos meses he hablado con todos los sectores y les dije que no podemos seguir buscando rentabilidad apretando la cadena para abajo. La mayoría dice que tiene precio fijado en Buenos Aires y cada vez que no le cierran los números ajusta para abajo a su proveedor de madera. Es parecido a lo que pasó con la yerba”.

Enganchar al dólar

Ante los avatares del dólar y el efecto que puede tener en el precio forestal, Escalada apuntó que “cuando más insumos importados necesites más impacta. Pero también es cierto que la exportación de madera y pasta celulosa se cobra en dólares, es un comodity internacional, y cuando hay devaluación la ganancia que tienen es más grande”.

Describió que tiene la idea de “enganchar el precio forestal a estos precios internacionales, entonces cuando aumenta el dólar que el aumento llegue a todo el sector. Y cuando baja que la materia prima también ayude. Así se ve reflejado en toda la cadena que cuando ganamos seamos todos y cuando perdemos seamos todos”.

“La industria forestal es muy importante, pero desde los años 70 se quedó amesetada y no se produjeron más inversiones, ni locales ni extranjeras”, recordó.

Dijo que “hoy por hoy el sector industrial de la madera pasa un verano espectacular. Si nuestros industriales hubieran invertido en maquinaria Misiones estaría teniendo innumerables ventajas. Les está yendo bien, pero les tendría que ir mejor”. Y subrayó que el Instituto apunta a revisar lo que se ha hecho bien, lo que se ha hecho “más o menos” y lo que se ha hecho mal en los últimos 40 años, evaluar la situación y trabajar con técnicos, ingenieros y economistas “para que este proceso se vaya adecuando a los tiempos que estamos viviendo”.

“Necesitamos marketing, tecnificar el proceso, asesoramiento técnico. Por ejemplo: a un productor le cambiaron el ángulo de corte de la cuchilla y ganó 20% de su producción. Otro ejemplo: en el mundo todos los productores tienen secadero, acá todavía secan a la intemperie, si tuviste mucha lluvia no la podes aprovechar (la madera)”, finalizó Hugo Escalada.

Nombres en el Directorio y Órgano Asesor

Luego de dos meses de haberse puesto en funciones por el Gobernador, el Instituto Forestal Provincial consolidó su Directorio y Órgano Asesor.

La conformación del Directorio se erige como la institucionalización de un espacio de debate, que tendrá como desafío representar de manera equitativa los intereses de la cadena forestoindustrial y mediante dictámenes elevar propuestas al Poder Ejecutivo.

El Directorio está conformado por un representante del Estado, Hugo Escalada, y por dos representantes titulares y suplentes representativos de la cadena productiva. Por las cooperativas los directores titulares serán Manfredo Seifert y Marcelo Da Cuñha, mientras que Eugenio Hertner y Waldemar Wegner los suplentes. En representación de los industriales Andrés Garde y Luis Hahn serán titulares y Ricardo Austin junto a Wilfriedo Glesman los suplentes.

Representando a los trabajadores los directores titulares serán Guillermo Paiva y Carmelo Rojas, siendo los suplentes Jorge Ríos y Héctor Cardozo. Finalmente, en representación de los pequeños productores Rubén Costas y Jaime Rizko serán quienes cumplan la función de titulares y Valentín Kurtz y José Kauss sus suplentes.

Una vez constituido el órgano máximo de decisión los directores tuvieron que aprobar las designaciones propuestas para el Órgano Asesor. Éste quedó conformado por Fabián Romero, representado a la Facultad de Ciencias Forestales de la UNaM; Jaime Ledesma, por el Colegio de Ingenieros Forestales; Fernando Arias, por el Ministerio de Industria; y Héctor Zerbín, como delegado de la Subsecretaría de Comercio e Integración dependiente del Ministerio de Acción Cooperativa, Mutual, Comercio e Integración.

El Órgano Asesor será el encargado de emitir dictámenes, basados en estudios técnicos, que sean contemplados a la hora de llevar adelante la toma de decisión del Directorio, mediante votación.

Fuente: Primera Edición