Actualidad Entrevistas

Joaquín Wellbach: “dudaría de entender al macrismo como la antipolítica”

En el ciclo periodístico de “El ciudadano se Rebela” del miércoles 8, visitó los estudio del Canal 4 el estudiante de Psicología Joaquín Wellbach, quien compartió su opinión y mirada particular sobre una variedad de tópicos que atraviesan a la sociedad argentina actualmente.
A 110 días del decreto presidencial que estableció el aislamiento obligatorio, en este periodo emergieron movimientos denominados “anticuarentena” por la característica de carecer de una agenda o consignas concretas fuera de la movilización de protesta en las calles en tiempos de crisis sanitaria, Wellbach los definió: “A mi me parece que el fenómeno de los anti-cuarentena, vienen a traer en la agenda política argentina, atención sobre una cuestión que se esta gestando hace mucho tiempo yo no solamente a nivel local sino a nivel mundial”.

“Hay una serie de fenómenos culturales como la pérdida de credibilidad de las instituciones tradicionales, y no es la excepción la institución académica y puntualmente la institución académica y científica” afirmó el estudiante de Psicología. También asoció al movimiento anti-cuarentena a grupos sociales previos a la era del coronavirus, Wellbach dijo: “Se ve el fenómeno por ejemplo de los anti-vacunas gestándose hace mucho tiempo, estamos hablando mínimo media década, y hoy se encuentran plenamente en auge y no es ya solamente un fenómeno marginal sino que encuentra referentes políticos, cutrales en todo el mundo. El terraplanismo digamos, el primero bizarro si se quiere menos peligroso pero muy significativo culturalmente porque la negación de un hecho”.
El futuro psicólogo argumentó que la causa detrás de estos diferentes movimientos, comentó: “el escepticismo que no se produce desde el pensamiento crítico, sino que se produce como digo de una pérdida de credibilidad ideología, una pérdida de cohesión social que deviene en el vacío que tienen estas instituciones”.
Consultado si estos fenómenos tienen que ver con la posverdad o la proliferación de desinformación, Wellbach contestó: “No, es difícil hablar un fenómeno con la desinformación en la sociedad actual, cuando la información en términos generales ocupa un rol protagónico en todos los aspectos de la vida”, y puntualizó “la naturaleza del problema es mas bien con que herramientas contamos para seleccionar y procesar la información sobre todo cuando la información tiene esta naturaleza de omnipresencia, y también una naturaleza de heterogeneidad impresionante”.
Para ilustrar este punto, el estudiante explicó: “Por ejemplo el fenómeno del consumo irónico es un fenómeno interesante porque nos permite entender la manera en la que se produce la información, no es siempre la manera en la que se termina consumiendo, y distintos sectores de la población pueden estructurarlas y procesarla y digerirla que son completamente ajenos y prácticamente inexistentes para otros sectores de la población”.
Comentando sobre los tiempos que corren, las redes sociales son un tópico ineludible, al respecto Wellbach opinó: “en Facebook, Instagram y Twitter, uno puede publicar fotos, en las tres redes sociales a las imágenes o fotos les puede agregar un epígrafe, puede escribir algo. Básicamente si uno lo analiza objetivamente, te están ofreciendo lo mismo, con pequeñas variantes” y desarrolló: “hay un discurso fomentado por la empresa misma y adoptado por la población, de como se tiene que producir la información cada una”.
El psicólogo en formación procedió a describir a las redes mas populares en la contemporaneidad, comentó: “Twitter se una red altamente politizada, Instagram es mas bien un transmisor pasivo de ideologías de marketing, y Facebook es una especie de refugio de lo bizarro, oscuro, anticuado, donde le lado B de la sociedad se expresa”. Desde este punto Wellbach vinculó las dinámicas virtuales con las formas de hacer política, analizó: “me parece muy revelador de como consumimos la información y también de cómo hacemos la política, hoy por hoy, cada sector construye una forma en la que interpreta y ve la política, tiene un formato propio y que lo que están por fuera de ese sector, le está completamente vedado, entonces ya no hay una discusión pública de la política”.

Al hilo de la entrevista, le preguntaron respecto a los discursos de la antipolítica y su asociación principalmente a la coalición de Juntos por el Cambio, el educando consideró: “yo mismo dudaría de entender al macrismo como la anti-política , me parece que es un proceso que a lo largo de los 4 años, tiene muy distintos matices, quizás mas que el mismo trató de representar en algún momento eso, pero si vemos como se manejo la última campaña en la que termina perdiendo, no es una campaña de anti-política, sino por lo contrario hay una radicalización ideológica”, y señaló respecto al exjefe de Estado: “Macri vino desde algún punto desde esa anti-política de los 90 pero los distintos nodos de la red que es la derecha argentina que lo fueron empujando hacia otro lugar”.

Avanzando sobre otra pandemia contemporánea, de las fake news, al respecto Wellbach observó: “para nada es un fenómeno nuevo”, ejemplificó “la mayoría de las veces que Estados Unidos entró a una guerra fue desde una construcción falsa de noticias por ejemplo la mas cercana en el tiempo, Irak y Afganistán el invento de las armas químicas, eso fue un fake news cuando el término no se utilizaba, yo creo que la novedad es la discusión que tenemos respecto al fenómeno”.

Preguntado sobre la idea de que llegamos al punto histórico del “fin de las ideologías”, el psicólogo en formación objetó: “No, para mí es todo lo contrario. Para empezar el término ideología es complejo el término porque significa muchas cosas distintas, hay una concepción del sentido común que es ideología es análogo a discurso político, y después hay concepciones más académicas”, y puntualizó: “que en lo contrario yo creo que estamos viviendo un revival de lo que vivíamos en los ’60 ‘70”.

Joaquín Wellbach junto a Aldo Druetta y Luis Huls

“Yo me pongo en la misma postura que el filósofo esloveno Slavoj Zizek y yo creo que la ideología es inherente a la condición humana, es imposible que no tengamos un marco ideológico desde donde interpretamos la realidad” sostuvo Wellbach citando a uno de los intelectuales más famosos que combina en su pensamiento teoría social marxista y psicoanálisis lacaniano.

Finalizando el ciclo, consultado a cuál corriente de la psicología adscribe el estudiante dijo: “me inclino más a la psicología científica cognitiva conductual, no soy cercano al psicoanálisis. Básicamente es el estudio de la psicología desde la experimentación y desde la evidencia científica, el psicoanálisis es mas bien una disciplina especulativa que tiene que ver con el pensamiento filosófico, el análisis cultural, en cambio el literalmente “que se yo”.