Cultura y Espectáculos

Mañana se estrenará la película misionera “Cara Sucia, con la magia de la naturaleza”

Se trata de la nueva película del director Gastón Gularte, cuya opera prima fue “Detrás del Sol, más Cielo”, también producida y filmada en Misiones. “Cara Sucia, con la Magia de la Naturaleza” es una película infanto-juvenil, la primera de Misiones, que además combina live action con animación y se estrenará de forma comercial este jueves 8 de agosto en decenas de salas de todo el país.

“Cara Sucia”, cuya larga etapa de producción concluyó a fines de 2018, llevó algo más de 7 años de trabajo, luego de enfrentar demoras relacionadas con el desarrollo de la animación, un costoso recurso incorporado a la película.

Este jueves se estrenará de manera definitiva y podrá ser vista en numerosos cines de la Argentina, dos de ellos en Misiones, El Sunstar de Posadas y el Espacio INCAA de Oberá.

En la capital provincial, desde las 17 del jueves, se presentarán algunos de los jóvenes actores del elenco en el cine Sunstar del Posadas Plaza Shopping, donde tomarán contacto con el público.

Además, la película se exhibirá en principio en los cines 1. GAUMONT, SHOWCASE BELGRANO, SHOWCASE NORTE, SHOWCASE HAEDO, SHOWCASE QUILMES, SHOWCASE CORDOBA, SHOWCASE ROSARIO, CINEMARK PALERMO, CINEMARK TORTUGAS, CINEMARK SOLEIL, CINEMARK SAN JUSTO, HOYTS DOT, HOYTS UNICENTER, HOYTS QUILMES, HOYTS TEMPERLEY, HOYTS MORON, HOYTS PATIO OLMOS, HOYTS SALTA

El film

El 7 de febrero de 2011 comenzaba el rodaje y no menos de cinco lugares diferentes de la provincia servirían de escenario para el filme. Cataratas y un hotel en Iguazú, una chacra y un lodge de El Soberbio, un casco de estancia en Santa Inés, un terreno agreste en Garupá y otro en Profundidad y sólo unas pocas escenas en interiores compondrían el grueso de los sitios escogidos para contar la historia.

En la producción de la película, la mayoría del equipo técnico fue de Misiones y es de destacar que se contó con la participación de algunos profesionales provenientes de España, Suiza y México.

El director -y autor del guión- se animó a componer una película que, dirigida a niños, niñas y preadolescentes, tiene como protagonistas a chicos y chicas y combina sus imágenes con dibujo animado, lo que supuso un gran trabajo de post producción, que se vio demorado ante la salida del proyecto de coproductores europeos por un cambio de reglas en su país, devenido de problemas de financiamiento.

Para la composición de la obra, fueron elegidos con mucha dedicación y horas de trabajo en castings y entrenamiento actoral, un puñado de chicos que encarnan los personajes que hilvanan toda la historia. Son Isabella Caminos Bragatto (protagonista), Matías de Jesús, Karen Slabcow, Vladimir Krauczuk y David Rodríguez Pérez (de España).

Al equipo de niños y niñas se suma un gran elenco de actores y actrices de Misiones y también forman parte del filme figuras de renombre nacional e internacional como Laura Novoa, Gustavo Garzón, la española Ana Fernández, el paraguayo Jesús Pérez Echanique. A ello debe agregarse el debut cinematográfico del cantautor uruguayo Rubén “el Negro” Rada poniéndole la voz a uno de los personajes animados y a las canciones de la película. En tanto que la música original fue compuesta por Osvaldo de la Fuente quien, a pedido del director, convocó a los Grillitos Sinfónicos para interpretar algunos instrumentos de la banda sonora.

Una historia y un mensaje

En lo que hace al contenido, el argumento de la película gira sobre el respeto al medio ambiente, y, sin exacerbar los conceptos, propone entretenimiento, acción y dinámica escénica con un claro mensaje de fondo. Al mismo tiempo se acerca a la necesaria difusión de tales ideas en el público que más futuro tiene por forjar.

Los niños y niñas son parte del eje central del argumento y, en sociedad con la Naturaleza, luchan en la ficción contra la devastación de los recursos naturales.

Ellos darán batalla, con ayudas especiales de la propia Naturaleza, a las potentes máquinas de la empresa que quiere desmontar hasta el último árbol en busca de mayor riqueza.

Allí, en la ficción, en medio del tupido verde de la selva, los vecinos de un pequeño poblado descubrirán cómo una multinacional se propone arrasar con el monte nativo en su ambiciosa y perversa misión.

Pero los niños y las niñas, unidos ante el espanto de la invasión de las potentes máquinas depredadoras, irán encontrando la magia que les permita hacer frente a tal ataque y así poder defender su tierra, hábitat de cientos de especies animales y vegetales.

El reflejo de Misiones

Las Cataratas del Iguazú abren la película y los imponentes escenarios naturales de la provincia brillan en las tomas de Cara Sucia, lo que suma al film el componente de arraigo con la tierra de sus creadores y realizadores y despliega un fuerte contenido de difusión de los atractivos turísticos de Misiones y resalta el altísimo valor agregado que supone la preservación de la flora autóctona y la amplia biodiversidad local.

La fisonomía natural de la tierra colorada quedó retratada en las imágenes de esta obra de Gularte. Pero, además, se hace presente y latente el componente cultural, retratándose pequeños pueblos con sus costumbres, personajes con claro acento en sus raíces étnicas y una muestra de la diversidad que representa Misiones.

Tomando como eje de la ficción al grupo de chicos y chicas que, en las aventuras propias de sus años de niñez, descubre el desenfreno y la codicia con que a menudo son tratados los frutos de la naturaleza, Cara Sucia recorre en su fotografía los más significativos rincones de Misiones, una compleja selección de escenarios que, convertidos en locaciones de la película, fueron sirviendo de marco a las tomas de la obra.