Recreo

Día del orgullo LGTB: ¿por qué se celebra el 28 de junio?

En junio de 1969, seis noches de protestas en Nueva York dieron inicio a la revolución gay. Esta semana la ciudad celebra el 50º aniversario y los logros obtenidos con seis días de fiesta multicolor, una demostración de fuerza en medio de crecientes señales de homofobia.

Unas cuatro millones de personas son esperadas en Nueva York para participar en lo que los organizadores llaman “las Olimpíadas del Orgullo Gay”.

Habrá conciertos, obras de teatro, películas, exhibiciones, conferencias y un tour gratuito sobre el poeta Walt Whitman en Brooklyn para rendir homenaje al grupo de homosexuales, “drag queens” y transexuales que el 28 de junio de 1969 dijo basta al abuso policial y acorraló a varios agentes dentro del bar gay Stonewall Inn, en Greenwich Village.

La multitud de eventos culminará el domingo 30 con el Desfile del Orgullo Mundial a lo largo de la Quinta Avenida, que pasará frente al Stonewall antes de encaminarse hacia Chelsea. Los organizadores esperan decenas de milles de manifestantes y más de 160 carrozas.

En el recuerdo estará siempre el primer desfile LGBT a favor de los derechos homosexuales, organizado el 28 de junio de 1970, un año después de los disturbios, cuando un grupo de gays marchó desde ese bar hasta el Central Park.

“Nunca nadie había antes caminado en pleno día, lejos de los bares, para celebrar y tener una suerte de fiesta hippie; eso era revolucionario”, explicó Karla Jay, profesora, escritora y pionera de los estudios sobre gays y lesbianas.

“Gritar a la gente en las veredas: ‘¡Únete! Sal del armario. Dos, cuatro, seis, ¿cómo sabes que tu abuela no es gay?’ Cantábamos cosas como esas”.

El desfile se tornó cada año más numeroso y se extendió a muchas partes del mundo, aunque la homosexualidad aún está prohibida y es castigada en varios países.

“Lo que hicimos fue increíble. Terminamos con la invisibilidad. Ahora la gente sabe quiénes somos. Prenden la televisión, nos ven. Leen sobre nosotros en los periódicos. Nos escuchan en programas radiales. Ya no somos más invisibles”, dijo a la AFP uno de los veteranos de Stonewall, Mark Segal, de 68 años, que participó en ese primer desfile, arriesgando ser arrestado.

Fuente: Ambito