Milagro Sala continúa detenida y desde la OEA piden la liberación inmediata

1 Response

  1. Julio Barreda dice:

    A los chorros, se los juzga. Y si el delito afectó a las arcas del estado y a la pobre gente,con mayor rigor aún. Pero el amiguismo de algunos inútiles (políticos), dá como resultado eso: Cualquier verdura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.